Campaña política en tiempos de pandemia: ¿cómo triunfar?

Por Lía Fleitas

El Covid-19 no solo ha afectado la vida cotidiana de los ciudadanos, sino a la democracia misma. En ese sentido, se han experimentado cambios importantes en la arena política. La pandemia trajo consigo el enorme desafío de repensar los procesos electorales y a la par, renovar la dinámica de comunicación tanto para el público interno de las nucleaciones político-partidarias, como para los electores (público externo).

Toda América Latina se enfrenta al duro reto de hacer campaña política en pandemia. En República Dominicana hubo elecciones presidenciales y del Congreso el 7 de julio resultando ganador el candidato opositor Luis Abinader, del Partido Revolucionario Moderno (PRM). (Ver más)

En Bolivia las elecciones generales se realizaron el 18 de octubre de 2020. (Ver más) y en Brasil habrá elecciones municipales, la primera ronda será el 15 de noviembre y la segunda tendrá lugar dos semanas después, el día 29. (Ver más)

Paraguay, por su parte, postergó las elecciones municipales para el 10 octubre de 2021, por lo que las internas se realizarán el 20 de junio del 2021. Sin embargo, el 21 de noviembre de este año se elegirán a los miembros del Consejo de la Magistratura.

Teniendo en cuenta estas circunstancias, surge una pregunta: ¿cómo desarrollar la campaña electoral efectiva durante la pandemia?

Históricamente, el proselitismo latinoamericano consistió en hacer grandes concentraciones, mítines y caravanas. Todo esto siempre estuvo enmarcado en un ambiente festivo, en el cual la única meta consistió en hacer una exhibición de la mayor fuerza posible a través de la movilización de las masas. En este momento, desempeñar campañas de marketing político apelando a estos paradigmas obsoletos es una tarea agotadora y peligrosa por la cantidad de contagios que se podrían sumar.

Entonces, debido al distanciamiento social obligatorio, los medios de comunicación social tradicionales y alternativos acaparan el protagonismo. Si bien ya venían siendo usados para fines propagandísticos durante las elecciones, hay que admitir que antes eran un simple complemento, ahora son la regla.

  • Las redes sociales: la exhibición de fuerza se da mediante memes, hashtags, videoclips, etc. “Dadme un balcón y yo iré a la presidencia de la República” fue una frase bastante conocida del expresidente ecuatoriano Velazco Ibarra. En estos días, definitivamente el “balcón” pasó a ser un celular con acceso a internet.
  • La televisión: en esta nueva normalidad, se volvió inclusive más importante que en procesos anteriores porque mucha más gente se encuentra en su casa, cerca del televisor durante todo el día.
  • Las reuniones virtuales: permiten establecer charlas con referentes e influenciadores sectoriales. Entre las ventajas de esta nueva modalidad se puede mencionar que existe mayor facilidad para la asistencia a los encuentros, se produce un mejor aprovechamiento del tiempo y notablemente se desarrolla una mayor exactitud de los contenidos.

Ahora, más que nunca, para lograr efectividad en la comunicación política es necesario contar con un mensaje claro, un equipo político organizado que defina las prioridades de acuerdo con los tiempos y las capacidades. Finalmente, es decisivo dar espacio a miembros jóvenes en los equipos, ya que son ellos quienes aportan innovación en estos tiempos de tantos cambios tecno-culturales.

Es trascendental sentar las bases de la campaña en la empatía y el conocimiento de nuestros electores. Por ejemplo, un factor para tener en cuenta es la reducción de los ingresos de la mayoría de la población económicamente activa. (Muchos ciudadanos inclusive pasaron a formar parte de las estadísticas de desempleo).

Pero, ¿Por qué esto es tan importante?

Pues porque la información de una campaña política probablemente no sea relevante para quien está ahorrando sus datos móviles (o no tenga ninguno) y esta premisa repercute directamente en el alcance de los contenidos en formatos digitales. Por eso, la televisión abierta recobró su antiguo protagonismo.

La comunicación política tiene que ser orgánica. Más allá de diseñar la presencia en redes sociales, el candidato tiene que conectar de forma humana con los electores.

Se sabe que existe una agenda del candidato en acción (eventos políticos, discursos, sesiones de fotos, etc.), lo cual es sin dudas importante. Sin embargo, esto resulta frívolo si no se complementa con la calidez de una vida privada espontánea (fotos con su familia, acontecimientos con amigos, deportes, ideas fuera del terreno político). Así, queda demostrado que el candidato es un ciudadano, que, aún teniendo otras responsabilidades, es igual a los demás.

La campaña de Donald Trump con el revuelo de que causó Cambridge Analytica nos demostró que, uno está obligado repensar la segmentación y a dejar las características socio-demográficas (edad, sexo, región, poder adquisitivo) solo como un estadio muy inicial para enfocarse en características psico-demográficas, tales como tiempo de consumo de información en la red, aspiraciones y miedos.

Además, ya en el 2012, Microsoft Corporations publicó una investigación que explicaba que los seres humanos solo pueden dar 8 segundos de atención a un contenido digital. Por lo que los contenidos de campaña no deben ser ni largos ni muy complejos y queda claro que la carga emocional debe ser alta.

Esta nueva forma de hacer proselitismo implica un cambio de mentalidad para los estrategas políticos: desde el inicio se debe asumir que las redes sociales no son medios de comunicación masiva entendidos en un sentido clásico (como los medios tradicionales), por lo que no son útiles para establecer una vinculación unilateral con los electores. Al contrario, son una herramienta de relaciones públicas, y finalmente, las relaciones públicas no son otra cosa que relaciones humanas.

Gracias por leer este artículo. Si te gustó el contenido, dejanos tus aplausos y compartí el artículo en tus redes sociales.

Agencia de #ComunicaciónInstitucional | #PR | #ComunicacionCorporativa | El área de Broca es la parte del cerebro donde se inicia todo proceso de comunicación

Agencia de #ComunicaciónInstitucional | #PR | #ComunicacionCorporativa | El área de Broca es la parte del cerebro donde se inicia todo proceso de comunicación